Enviado por victor mendez el Sáb, 11/22/2014 - 01:47

  Una pareja cristiana estadounidense en Qatar se enfrenta a una sentencia de muerte después de que su hija adoptiva muriera inesperadamente en su casa el 15 de enero de 2013.

El gobierno de Qatar alega que Matthew y Grace Huang dejaron morir de hambre a su hija Gloria de 8 años de edad, para traficar sus órganos.

Matthew Huang, un ingeniero, había accedido a trabajar en proyectos de ingeniería en la ciudad capital de Doha en Qatar para la compañía MWH Global con sede en el estado de Colorado, en Estados Unidos. Él y su familia se trasladaron a Medio Oriente con sus dos hijos y una hija, cada uno adoptado de África.

La pareja fue acusada de asesinato y el 27 de marzo fueron condenados a tres años de prisión. Pasó 11 meses en una prisión islámica antes de que un juez le concediera la libertad bajo fianza en noviembre pasado.

No hubo evidencia física que la niña sufriera de hambre o de algún trauma. Si bien no está claro cómo murió Gloria, los Haungs dijeron que ella sufría de un trastorno alimenticio común a algunos niños de los países empobrecidos.

Pero la policía de Qatar inmediatamente sospechó de un juego sucio.

La adopción es considerada rara en una nación islámica y familias birraciales son escasas. El gobierno de Qatar acusó a los Haungs, que son asiáticos, de adoptar a sus niños africanos con el fin de la trata de personas.

World News Service informa que, el fiscal principal en el caso citó la prohibición islámica sobre la adopción: "Alá lo ha prohibido, ya que lleva a los extranjeros a juntarse entre sí, lo que lleva a muy malos resultados".

Las autoridades enviaron a los dos hijos de la pareja a un orfanato, pero más tarde se les permitió regresar a los Estados Unidos para vivir con los padres de Grace.

Los miembros de la Iglesia Lake Avenue -donde asistían los Haungs- en Pasadena, Californa, han estado llevando a cabo vigilias de oración por la familia.

En la próxima audiencia del caso, prevista para el 30 de noviembre, podrían ser condenados a muerte.

Los Haungs, que ahora se encuentran bajo un arresto prohibición de viajar y salir de la casa, han encontrado ayuda legal de organizaciones con sede en los Estados Unidos como la Agencia David House y el Proyecto Inocencia de California.

Justin Brooks del Proyecto Inocencia llama a las afirmaciones de la fiscalía "indignantes" y dice que el caso "carece por completo de cualquier debido proceso".

Mientras tanto, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que están preocupados de que no todas las pruebas se han oído en el caso y que los malentendidos culturales han dado lugar a un juicio injusto.

Fuente: http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2014/November/Qatar-Sentencian...