Apreciados oyentes,

Queremos darle una cordial bienvenida a nuestra emisora on-line.

Una de las primeras cosas que me pregunté al crear esta radio fue:

¿Será necesario incluir una casilla para hablar de quienes somos?, si verdaderamente a quien nos importa que conozcan a través de este sitio, es a nuestro redentor y salvador JESUCRISTO.

1 Corintios 2:2 dice: “Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.

Pero solo como información general puedo decirles que trabajé en la Radio desde hace mas de 20 años, en su gran mayoría en estaciones seculares, excepto en dos oportunidades donde incursioné en radio de programación religiosa ó más conocida como “Radio Cristiana”.

Debo admitir que, aunque mi paso dentro de la “Radio Cristiana” no fue la más grata experiencia profesional y ministerial, pero si como experiencia para madurar espiritualmente, veo con gran tristeza, y sin querer generalizar, que muchos de los llamados medios de comunicación “cristianos” hoy día, tienen propósitos muy diferentes y opuestos al Verdadero Evangelio de Cristo.

De otro lado debo reconocer que mi paso por la radio secular, fue una gran escuela dentro de mi formación profesional como comunicador, pero a costa de negar la fe, aunque al interior de las empresas radiales expresara lo contrario; cosa en la cual fui mayormente redargüido en los dos últimos años de mi trabajo en los medios de comunicación seculares. Es lamentable que para hacer una “buena radio”, según la filosofía de este mundo, haya que hacer precisamente lo contrario a una de las advertencias (ayes – mandatos) mas solemnes que nuestro Señor nos dejó en su Palabra… “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!”. Isaías 5:20   … y eso es precisamente lo que se “debe hacer” en este tipo de radio, cuando hay de por medio contratos, intereses, dinero y raiting de sintonía.

Al no querer seguir luchando contra mi conciencia, mi fe y mis principios, decidí retirarme de los medios de comunicación convencionales para ser, hacer y reconocer lo que somos todos… Barro. Solo que barro en manos del Alfarero. Vasija de barro útil para transportar Agua de Vida, transportar alimento espiritual y llevar el mensaje del evangelio no adulterado.

Reconociendo además, que las Buenas Nuevas de Salvación no se deben limitar a los medios de comunicación: la Televisión, la Radio, el Internet, los medios escritos; pues estamos a puertas de tiempos en los cuales la sana doctrina no se podrá distinguir a través de estos medios y los que quieran difundir La Verdad, seguramente serán cerrados y acallados.

Entre tanto esos tiempos nos alcancen, los invitamos a disfrutar de una “Radio de Verdad”, limpia y transparente, que no se conforma a los rudimentos de este mundo. Una Radio que solo quiere darle toda la gloria, la honra y la alabanza al único digno de recibirla: JESUCRISTO.

Gracias por escucharnos. “EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR, OIGA”

Su servidor,